CUIDA TU PIEL DEL SOL SIN DAÑAR EL MAR

CompartirShare on FacebookPin on PinterestTweet about this on Twitter

img_3368Si hay algo que valoro en una marca, es que se tomen el trabajo, tiempo y dinero para encontrar una forma de producir un mismo producto analizando cómo le afecta al medio ambiente.

Por eso, nos encanta la idea de aprovechar este espacio para compartir el proyecto de los Laboratorios Dermatológicos Avène llamado Skin Protect Ocean Respect en donde el objetivo es conservar la naturaleza, asumiendo dos de las grandes preocupaciones de la sociedad: el medio ambiente y la salud de la piel.

Desde hace muchos años, la firma realiza acciones eco-responsables para proteger la piel combinando calidad y, a la vez, cómo puede minimizarse el riesgo al impacto ambiental. 

En asociación con Pur Project, lanzaron una iniciativa de conservación y restauración de los arrecifes de coral. En ese contexto, crearon un método de formulación: no utilizar filtros hidrosolubles que tienen facilidad para llegar a los ecosistemas ya que son filtros que no van a disolverse en el agua y por tanto entrar con más facilidad en contacto con los organismos marinos.

Por eso, esta nueva fórmula contiene componentes únicamente biodegradables, es decir que la naturaleza posee la capacidad de degradarlo a través de un proceso biológico, generalmente a través de bacterias.

Esa es la tarea de los Laboratorios Dermatológicos Pierre Fabre desde 2010, suprimiendo las siliconas y disminuyendo en un 25 % la cantidad de filtros solares para llegar hoy a un máximo de 4 filtros solares.

La formulación solar consta de:

  • Un agua termal activa, con propiedades calmantes.
  • Una selección rigurosa de ingredientes seleccionados por su eficacia.
  • Sin sustancias clasificadas como tóxicas para los organismos acuáticos.
  • Sin filtros hidrosolubles ni siliconas.
  • Compuesto por un mínimo de filtros químicos, asociados a una forma galénica optimizada, estable y eficaz en el tiempo, ofrece la mejor protección frente a los rayos UVB, así como frente a los rayos UVA cortos y largos.
  • Un mínimo número de filtros solares para una tolerancia cutánea óptima, y así evitar el impacto sobre el ecosistema.
  • Una muy amplia protección UVB – UVA, estable en el tiempo y resistente al agua.
  • Fórmulas validadas mediante rigurosos tests de tolerancia y eficacia.
  • Una protección celular frente a los radicales libres prolongada.
  • Una protección frente a las lesiones del ADN y el fotoenvejecimiento demostrada.
  • Texturas elaboradas para responder a las exigencias de todas las pieles sensibles.