¡NO TE SONROJES!

CompartirShare on FacebookPin on PinterestTweet about this on Twitter

Porque cuando pensamos en armamar posts para saber cómo cuidar la piel son para todas, también pensamos en quienes tienen rosácea. Es que los cambios bruscos de temperatura, característicos de esta época del año, pueden exacerbar aún más los síntomas de la rosácea.

 Qué es la Rosácea: es una patología frecuente que afecta al 10% de la población mundial. Aunque es más común en mujeres de entre 30 y 50 años, en los hombres puede presentarse de forma más severa. Es una afección inflamatoria crónica y cíclica, con períodos de mejoría y empeoramiento, en la que se produce un enrojecimiento debido a la dilatación de los vasos sanguíneos.

Cuál es la causa: no se conoce la causa exacta, sin embargo, se cree que existe una predisposición individual a desarrollar la enfermedad debido a una hiperreactividad vascular. Esto significa, que en algunas personas, los vasos sanguíneos de la cara se dilatan con mayor facilidad en respuesta a determinados estímulos, causando el enrojecimiento facial. Algunos estímulos pueden ser el calor, el sol, los cambios bruscos de temperatura, el alcohol, lugares con mucho vapor, bebidas muy calientes e inclusive el estrés.

Cómo tratarlo: se aconseja evitar el uso de limpiadores agresivos que contengan conservantes, situaciones que provoquen enrojecimiento facial, y tónicos o astringentes con alcohol; además se recomienda utilizar fotoprotectores hidratantes y de amplio espectro para prevenir los efectos adversos de los rayos UV. El uso de cosméticos inadecuados puede contribuir a empeorar la situación, es por esto que la consulta con el dermatólogo resulta siempre fundamental. ¡Tomen nota! Avene lanzó una crema especial para este tipo de problemática: Anti-rojeces Calm y Antirojeces Día que logra atenuar el rojo en la piel.

image1-3

Asesoramiento: Cristina Pascutto, Médica Dermatóloga. Asesora médica de Laboratorio Pierre Fabre Dermocosmetique.