#BE LAZARO Y EL SUEÑO DE DISEÑAR NUESTRA CARTERA

CompartirShare on FacebookPin on PinterestTweet about this on Twitter

¡Qué difícil resumir lo que fue para nosotras la experiencia #BeLazaro! Sepan disculpar si este post no es demasiado breve pero hay un mundo de sensaciones por expresar.

Empecemos. Digamos que todo comenzó hace muuuucho (eran tiempos de sandalias, shorts y musculosas). Más precisamente  el sábado 2 de marzo, mañana gris y húmeda, en la que fuimos citadas por Grupo Brandy en Quimbombó. Expectativa y mucha, mucha ansiedad, hasta que finalmente Anita Brandt, diseñadora de la Lazaro, develó el misterio: las blogueras y periodistas digitales presentes participaríamos de un concurso (casi un reality show) donde el premio mayor era diseñar una cartera que sería parte de la colección Alto Invierno. ¡Guau!

Ese día no paramos de intercambiar mails. Ponerse de acuerdo no es fácil, pero por suerte tenemos estilos parecidos y las dos quisimos diseñar una cartera “batallera”, práctica y canchera, que sirva para usar de día y que sea un fuego si queremos seguir de largo a la noche. Nuestra idea era una cartera comodín que le pusiera onda a cualquier outfit.

Nuestro board se basó en una inspiración Frío/Metal.  Punteras doradas, muchas tachas siguiendo la tendencia barroca,combinación de cueros y Ringo, mascota de Lazaro, como personaje infaltable.

¡Qué alegrón cuando pasamos a la segunda etapa! La cosa se iba poniendo más seria y divertida a la vez.  El proceso seguía con una cita en la fábrica, en un workshop donde materializamos nuestra inspiración. Elegimos cueros, herrajes, tamaños,  ultimamos detalles.

Anita nos hizo de guía y nos mostró la variedad de materiales y colores.

 Ningún detalle librado al azar. El metálico es la vedette de nuestra cartera.

Atentas, seguimos las instrucciones y escuchamos consejos hasta que…

La cartera fue tomando forma….

Estuvimos dos semanas a la espera de los resultados. No se imaginan lo ansiosas que estábamos. Nosotras y nuestras colegas, también desesperadas por tener algún indicio de nuestras creaciones. Hasta que finalmente el viernes pasado llegó el bendito mail anunciando que NUESTRA CARTERA ESTABA ENTRE LAS TRES SELECCIONADAS. ¡Cuánta emoción! ¡Felicidad plena!

Pero esto no termina acá: mañana es el gran día en que conoceremos nuestra cartera. Mariposas en la panza, ¡sepan que estamos histéricas!