MAMÁS A LA MODA

CompartirShare on FacebookPin on PinterestTweet about this on Twitter

El Día de la Madre. Una fecha muy especial- y esperada- por mí y por otras tantas mujeres que serán celebradas por los suyos con pompas y platillos, que recibirán sobredosis de besos, abrazos y te quieros…¡qué ganas!
En vísperas de la tan ansiada fecha decidí hablar sobre la moda y la maternidad. No quiero caer en clichés pero a esta altura ya todas sabemos que la maternidad te cambia la vida radicalmente. Nada vuelve a ser como era. Modifica tu forma de pensar, de sentir, de ver la vida, te cambia la rutina, las prioridades…Todo, todo cambia después de este maravilloso hito. También la forma de vestir, ¡por supuesto!
Soy pilchera de nacimiento. Me fascina la moda, me encanta comprarme ropa, amo el arte del vestir. Sin embargo, desde que mis mellizos llegaron al mundo cambié (entre otras taaantas cosas) mi forma de vestir, priorizando siempre, siempre la comodidad. Claro que el estilo sigue intacto (o al menos eso intento)…pero tuve que desterrar determinadas prendas e incorporar nuevas que se adaptaran a modo “mamá pulpo”.
Desde hace rato me despedí de las polleras cortas, de los escotes y me hice amiga de los pantalones híper cómodos (anchos o chupines con spandex) que me permitan sentarme a jugar en areneros, hamacar con ganas y agacharme cada dos segundos. Gusto de las polleras largas, de los palazzos y de la dupla conformada por leggings + remerones.
El calzado no es un tema menor. Le dije adiós a los tacos (sólo los uso de noche) y los reemplacé por botas bajas, sandalias planas y por sobre todo por zapatillas que me acompañan las millones de cuadras que camino por día.